El deporte y el Estado

El deporte goza de protección especial del Estado por disposición constitucional.

Su acción debe encaminarse a garantizar el goce de los derechos constitucionales en igualdad de oportunidades en los procesos de iniciación, formación, fomento y práctica del deporte, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre. (Artículo 47 ley 181 de 1995).

El Ministerio del Deporte es el ente rector del deporte a nivel nacional y le corresponde formular, adoptar, dirigir, coordinar, inspeccionar, vigilar, controlar y ejecutar la política pública en materia del deporte, la recreación, el aprovechamiento del tiempo libre y la actividad física, para promover el bienestar, la calidad de vida, así como contribuir a la salud pública y a la educación, mediante la integración funcional de los organismos que integran el Sistema Nacional del Deporte Dec. (1670 del 2019).

La práctica del deporte es un derecho de todas las personas, sin ningún tipo de discriminación, necesario para el desarrollo de una vida digna, como elemento esencial de la educación y como factor de promoción de la salud, de prevención de enfermedades y de estilos de vida saludables. (Art. 52 C.N).

La determinación del deporte como gasto público social implica que sus recursos deben destinarse a beneficiar a los grupos discriminados y marginados y ejecutarse bajo el principio de universalidad y progresividad dirigidos a la ampliación progresiva de los presupuestos del deporte de las entidades territoriales para el logro de una cobertura universal de los programas y proyectos del deporte. (C 221 DEL 2011).

La Corte Constitucional estableció la prohibición de regresividad en los presupuestos del deporte de las entidades territoriales. Esto quiere decir que el presupuesto del deporte debe mantenerse o aumentarse y nunca disminuirse por su condición de gasto público social y que tiene prioridad sobre otra asignación. (C 221 DEL 2011).

En las tareas de fomento del deporte, las entidades del Estado pueden celebrar convenios de asociación con clubes, ligas y federaciones deportivas, que son organismos de derecho privado sin ánimo de lucro para impulsar programas y actividades de interés público acorde con el Plan Nacional y los Planes Seccionales de Desarrollo. (Art. 355 C.N).

Este tipo de subvenciones, subsidios o auxilios, dirigidos a los sectores más deprimidos de la población, se legitiman por sí mismo y conllevan implícito una contraprestación social. S c 324 del 2009. En ese sentido las autoridades deben adoptar todas las medidas necesarias para que las personas logren el ejercicio pleno de sus derechos fundamentales. ( Art. 2 C.N).