Colombia en la Serie del Caribe 2021

Ha caído el telón de la Serie del Caribe 2021 con el inobjetable triunfo, invictos por demás, de las Águilas Cibaeñas en representación del béisbol quisqueyano. Ya suma ese país 21 galardones de la principal cita beisbolera de América en cuanto a clubes se refiere, después de la Serie Mundial.

Colombia, de nuevo por invitación de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), asistió a través de los Caimanes de Barranquilla, equipo ganador de la zafra 2020-2021 de la pelota rentada nacional. Los resultados, ya conocidos por todos, fueron adversos para la novena dirigida por el novel timonel José Mosquera Crissón, sumando una racha negativa de diez juegos en las dos participaciones en las que ha estado nuestro país.

Considero que es pertinente detenerse un poco y analizar la fría y categórica estadística de los diez reveses.

Sin pretender ser “abogado del diablo”, creo que se debe tener en cuenta el nivel del campeonato colombiano comparado con el nivel de los torneos de los otros países. Nuestras novenas no se equiparan a la conformación de los equipos de Dominicana, Puerto Rico, México o Venezuela. Sobre este último, cabe anotar que no le fue del todo bien pese a tener cierta superioridad sobre los nuestros en cuanto a las figuras que llevó. Es decir, de salida vamos en desventaja en ese torneo dada la cantidad de peloteros Grandes Ligas, Triple A y Doble A que llevan los otros países, y para ese tipo de competencias la experiencia es un factor determinante a la hora de definirse algunos juegos u algunas situaciones de juego.

De hecho, las novenas ganadoras de esos países escogen los mejores refuerzos de los equipos que no quedaron campeones, por eso vimos a las Águilas Cibaeñas y a los Criollos de Caguas con unas nóminas potencializadas con lo mejor de su liga. Atrás quedaron las rencillas entre equipos y se lleva lo mejor de la representación nacional. En Colombia esto no es tan fácil hacerlo debido a que, primero no tenemos nuestras mejores figuras en el torneo, Urshela, Quintana, Teherán, Tayron Guerrero, etc, no juegan acá. Segundo, salvo contadas excepciones, las contrataciones extranjeras no son tan representativas a nivel caribe, y finalmente, se pudo haber fallado en la escogencia final del equipo, en el hecho de haber llevado a peloteros que no estaban en un nivel óptimo de rendimiento, prueba fehaciente de ello fueron los tristes promedios individuales de muchos, sobre todo en el bateo.

Creo que también algo tiene que ver la poca experiencia de Mosquera como piloto en este tipo de competencias. Aunque Mosquera ha estado al frente de Colombia en la conducción de selecciones nacionales, en la Serie del Caribe tenía al frente a unos viejos “zorros” de la dirección como los cubanos Alfonso Urquiola y Mike Álvarez, el mexicano Benjamín Gil y el multiganador Félix Fermín, de República Dominicana. En algunos pasajes de algunos juegos se puede evidenciar esta falta de experiencia como es el caso de la traída del jovencito Luis de Ávila en un momento crucial del partido contra República Dominicana, que pudo haber representado la primera victoria colombiana en la historia del certamen.

Fíjese, amable lector, que me he venido refiriendo a los problemas macro de la competición, no a los detalles de si se debió o no haber dado una base por bolas intencional, o haber tocado o no haber tocado la bola en determinado momento de un juego. Ya esos son detalles que dependen de la concepción de juego que cada quien tenga, de si usted es de los que se aferra al librito tradicional o es de los que abraza los postulados de la nueva analítica.

Sobre esto último, Bill James dice que la decisión correcta en un partido es aquella en la cual se obtuvo el resultado que se buscaba. Librito o Sabermetría, lo único cierto es que las decisiones no fueron las adecuadas a juzgar por los resultados adversos. Dentro de lo positivo hay resaltar, aparte de lo de Jordan Díaz, que estuvimos a punto de ganar tres juegos. Estuvimos arriba en cuatro de los cinco partidos que se disputaron. Hubo decisiones controversiales, faltaron ajustes, en fin, pero no me incluyo en los que hablan de “papelón”. Simplemente, hay que mejorar muchos aspectos, empezando por lo organizativo y potenciando el torneo local. Las victorias ya llegarán.