Si se pudo: Jaguares FC sigue en la Categoría A del FPC

En un partido disputado y en el que no abundaron las situaciones claras de gol, Jaguares venció a Atlético Huila por marcador de 1-0 en el estadio Jaraguay de Montería y, además de asegurar su lugar en la primera categoría del fútbol colombiano, envió a los opitas, luego de 22 años a la segunda división.

Durante la primera parte la pelota perteneció, en su mayoría, a los locales, quienes intentaron llegar por intermedio de la pelota parada, mostraron más intención por llevarse el marcador e impidieron que Huila se acercara con demasiado peligro al arco defendido por el arquero Escobar, quien no tuvo demasiada acción.

A diferencia del mencionado Escobar, Geovanni Banguera sí fue figura con Atlético Huila, salvando a su equipo en más de una ocasión y demostrando constantemente su intención de quedarse, junto al resto de sus compañeros, en la primera división del fútbol colombiano, situación que finalmente no se dio.

Antes de finalizar los primeros 45 minutos, el lateral Geovan Montes, quien impidió la salida de un contrincante en velocidad, fue expulsado por doble amarilla, dejando a su equipo en desventaja y complicándolo para el complemento de un partido que terminó por darle la victoria a los locales para ratificar su lugar en la primera categoría.

El segundo tiempo arrancó con un Jaguares más tranquilo, sabiendo que conservando el empate se quedaba y con un Huila volcado en ataque buscando posibilidades de vencer la resistencia ‘felina’, sin embargo, los intentos fueron infructuosos y aunque las opitas sí intentaron de todas las formas posibles, no encontraron el camino correcto para conseguir la victoria que los mantuviera.

Sin embargo, la expulsión de Geovanni Banguera cambió el rumbo del partido, abrió el camino para Jaguares que con once jugadores se apoderó de la pelota y luego de un cobro de tiro de esquina consiguió la diferencia a través de Jhon García, quien aprovechó el rebote que dejó el arquero rival y anotó el gol de la tranquilidad para el 1-0 definitivo.

Los últimos minutos estuvieron llenos de nerviosismo y aunque hubo intentos de parte y parte, la ventaja no se modificó, resultado que terminó en la celebración local y la tristeza visitante.